sábado, 13 de diciembre de 2008

Pulsión

video

Esta es la filmación, el registro de "Hálito pulsión", obra que preparé para la muestra "Eroticamística" en la galería Masotta - Torres. Me provocó muchas cosas. Felicidad y angustia, a medida que se fue plasmando asombrándome y luego al enfrentarme a sus dificultades técnicas. Sin duda un salto a la inestabilidad. Y una abundancia tremenda de contenidos:
los que sugiere el título de la muestra, claro; pero había más ahí, con la respiración animal que es el aliento primero ó último, la llegada o la fuga de la pulsión vital.





Clausuras, seguranças, fuerzas bajo arresto y protección. Los candados están incorporados a mi lenguaje desde hace tiempo y vuelven a aparecer en esta obra para señalar un secreto hermétco, y el peligro de que algo se pierda, fugue, o desborde.




También
En Marte Upmarket, galería de la Ciudad Vieja de Montevideo dirigida por Gustavo Tabares y Mercedes Bustelo, se inauguró el 6/12 una grupal para la que mandé un par de obras.



Participé también en una muestra organizada por el Centro Cultural Coreano. Tienen un muy buen lugar, con un jardín en el que para La noche de los museos hubo conciertos y teatro.


Esencia del error, o como diría un amigo, aproximación al mal. Un limón del árbol de casa, que se empeña en dar ejemplares cada vez más tortuosos de un modo casi sistemático.


Genus canidae. La sacó Guillermo Hart en casa.


Una de las obras que fueron a Montevideo.
Contra el cielo con diamantes

Homenaje al "Submarino amarillo", película de animación que los Beatles estrenaron en 1968, en pleno apogeo psicodélico. En ella los "blue meanies" o "malitos azules" teñían de azul todo cuanto encontraban a su paso invasor. Tras una refriega entre sus fuerzas y las del arte, surge una nueva síntesis que los incluye. En mi obra, los "malitos" son negros como la noche y se metamorfosean en las criaturas hieráticas y musculadas que pueblan mis dibujos y mi mundo interno.
Este trabajo, esmalte sintético sobre madera de 130 x 42 cm., forma parte de la muestra grupal "Yo creo" inaugurada el 8/12 en 1/1. La propuesta de Romero y Carla era aportar a un "altar" negro o blanco, según a cada cual le fue asignado, con obras monócromas. La posibilidad de la síntesis, el "happy end", estaba tan a tiro que me conectó con la felicidad integratoria de la psicodelia de éste film.


sábado, 25 de octubre de 2008

artBO 08Días de feria. Con su carga de vitalidad, fiestas, expectativas y encuentros. Definitivamente fue bueno estar ahí. Además del contacto de los coleccionistas y la asistencia en general con mi obra, se perfilan conexiones, nuevos rumbos.







Con Carla y Mona, 1/1.

Alberto Asprino es curador y artista venezolano. Como si nos conociéramos de siempre, encontramos muchos mundos que nos unían. ArtBo trajo amigos nuevos!

miércoles, 8 de octubre de 2008

JUAN BATALLA EN EL CCEBA - BLESSYOUMADLYEl 30 de septiembre abrió la muestra en el Centro Cultural de España de la calle Florida. Hice lo mío en la vitrina, espacio raro y atractivo. Para empezar una vitrina tiene siempre ese aire a gabinete de curiosidades, a museo viejo. Y la ubicación de ésta dentro del disparatado espacio arquitectónico a su vez le daba un aire de paso, de velocidad. Al tiempo que yo inauguraron otros artistas, entre ellos Christian Román, Leandro Allochis, Flavia Da Rin. Hubo mucha gente.

Blessyoumadly salió de una canción de David Bowie muuy vieja que de algún modo hizo de música incidental mientras preparaba la muestra. Que también es una especie de música incidental propia, de ruido interno mío. Hay una insistencia sobre mis temitas: la fuerza, el fuego, la muerte. Mezclé dibujos, fotos, imágenes varias y objetos con el fondo de un ploteo de imágenes de llamas. Estuvo buena la ayuda para iluminar la instalación de Laura Spivak, curadora general del CCEBA; un placer trabajar con ella.





sábado, 13 de septiembre de 2008

Back to the eggEl título de este post viene de un disco de Wings con un par de canciones buenísimas, como todo disco de Paul. Manía que tengo esta época de ligar mi trabajo a la música. Acá revisito el tema de los círculos, que en un momento fue importante para la evolución de mis obras con neumáticos; los llevo a su estado cartesiano, de geometría pura que constituía el alma del trabajo de entonces, pero luego los afecto con anudamientos anarquizantes. Algo afín a lo que hace poco hice con los rectángulos. Tienen unos 60 cm. de diámetro y los llevaré en octubre a ArtBo, la feria de Bogotá.
Me gusta poder reinterpretar segmentos de mi obra que me siguen interesando. Volviendo a la música, es como poder volver a versionar temas dentro de un nuevo contexto. La que nunca debe estar ausente es la experimentación.

Estoy con muchas cosas rolando; además de ideas y vivencias nuevas, presento una instalación en el CCEBA a fin de septiembre, lo de ArtBo, la curaduría de Dueños en Montevideo, un trabajo peformático con Anabel Vanoni, etc.


Ah, al que le interese acá en links recomendados está el enlace a Bola de nieve; vean la entrada mía, me divertí haciéndolo.

lunes, 30 de junio de 2008

Musée du quai BranlyLa revista semestral Gradhiva que el museo edita publicó fotos de alguna obras dentro de la nota sobre cultos afrobrasileros de posesión en Buenos Aires que escribió Maira Muchnik. El museo está en París y es increíble, vengo de allí y tiene un despliegue de exhibiciones temporales y de la colección de una calidad muy alta. Está dedicado al arte precolombino, africano, oceánico; todo lo que antes se conocía como arte "primitivo" , cuyo rótulo va cambiando día a día acorde a las correcciones políticas que se actualizan incansablemente.
Pude ver mucho, anduve también por Inglaterra. Entre tanta cosa destaco el Festival Meltdown curado por Massive Attack, la muestra de Ritchie en Whitecube, el salón en la Royal Academy que curaba Tracey Emin.

miércoles, 4 de junio de 2008

TSE-TSE
Me puso muy contento que haya salido la nueva revista Tse -Tse. Dirigida por Reynaldo Jiménez con Gabriela Giusti y Carlos Riccardo, creo que es siempre inspiradora y me ha hecho conocer a un montón de poetas y creadores en cada una de sus ediciones. En este número salió una nota que armamos hace ya mucho tiempo en la que hablo de Igbalé, la muestra que hice en la galería de Loreto en 2005, y en especial al sustrato ritual que la generó.
Me reencontré con lo que escribí entonces; acá está.

El igbalé es el bosque de los ancestros dentro del universo del candomblé bahiano.
Dentro de un tejido atravesado, en parte, por muchos silencios, acaso el que circunda al igbalé sea el más abisal de ellos. Así que la propuesta hecha a Dany Barreto y a mí de asistir a la celebración de Egungún resultó una deferencia muy grande de parte de Pai Balbino, máxime teniendo en cuenta que él mismo no asistiría. Pero dispuso todo para que fuésemos seguros y una tarde cruzamos en ferry hacia la isla de Itaparica guiados por dos de sus hijos de santo. La práctica de Egungún está afincada tradicionalmente en esta isla, según sabemos, desde mediados del siglo 19, cuando fue introducida desde África. Es reciente y polémica su expansión por candomblés de Salvador, Río, Recife y otras partes de Brasil.
Itaparica es, claro, sitio contrastado. Club Med, franja turística y discotequizada; y tras la espesura de un mato cerrado Ponta de Areia. Para llegar hubo que sospechar un sendero y atender al coral que surge del matorral y saluda al paso. Cuentan que Mae Senhora, mujer legendaria del candomblé, llegaba a veces desde Salvador para asistir a la fiesta de los eguns. Y que dada la importancia de la visita el camino por el mato lo realizaba suspendida en un trono que portaban los habitantes de Ponta de Areia.
Candomblé, y candomblé de eguns, son situaciones que precisan de un inmenso apego al orden jerárquico. Por eso fuimos presentados a quienes correspondía durante la tarde que precedió a la fiesta. Los comentarios fragmentarios sólo aumentaban el volumen de interrogaciones que pendían sobre la fiesta y el comportamiento que era esperado que observásemos. Como analogía con la mayoría de las fiestas de candomblé, pensé que sería bueno portar un presente de alcohol. Había una mujer que a esas alturas hablaba a mi oído como una real radio, junto a su hija muda que emitía sonidos ininteligibles. Más tarde Babá Egún se comunicaría con voces no menos extrañas. Le pregunté a ella acerca de cuál sería la elección más adecuada de bebida. Me aseguró que debía comprar cognac en un único almacén tras el morro. Al volver con la botella nuestros guías desaprobaron con sorna la idea: "Babá Egun vai ficar chato com esse presente". Era mejor llegar con las manos vacías que con bebidas alcohólicas que pudiesen sugerir un comportamiento excesivo por parte de los ancestros. Volví al almacén y cambié el cognac seguramente incendiario por unas cervezas que bebimos con la cena que nuestros amigos habían preparado en una casa. Éramos invitados honoríficos y no era posible salir de ese rol. Esto significaba porciones algo mayores de los magros peixes vermelhos y un rato de descanso en dos diminutas camas antes de bajar al terreiro. El camino ya lo habíamos andado a la tarde. Abundaba en árboles en los que los pobladores de Ponta de Areia aseguraban que habitaban encantados. Las crianças pequeñas ya desaparecían en los interiores de las casas pintadas de celeste o rosa. Se fueron escalonando las esperas. Preparativos interminables y recorridos desde unas casas hasta otras. Siempre las presentaciones, los pedidos de bençaos. Se había dictaminado que debíamos llegar al terreiro con la comitiva que dirigían el jefe de otro terreiro y una mae hija de Iansá. Afuera de las casas se abroquelaban mesas y sillas, y tras las ventanas acumulaciones de botellas de cerveza y de pinga.

Sobre la fiesta de eguns, nuestro amigo Robert Farris Thompson escribió lo siguiente: "Como un vislumbre de fantasmas en paños brillantes, los enmascarados Egungún inmortalizan a los muertos importantes. El vestido se vuelve ser abstracto. El traje de Egungún transforma al enmascarado en un espíritu ululante y sin rostro. Inviste de una vitalidad animal que transforma piel, voz, acento. Ninguna teoría explica su complejidad." (1)
Pierre Fatumbi Verger describió a su vez el acontecimiento: "Considérase que las almas de los muertos vuelven a la Tierra, en ciertas familias, bajo la forma de Egungún. Aparecen bajo bellos paños, decorados con retazos bordados y adornados con buzios y lentejuelas. Sociedades estrictamente reservadas a hombres cuidan de esos Egungún, invocándolos durante las ceremonias en las que los muertos de la familia deben ser honrados. Los Egungún, saliendo del igbalé, vienen a saludar a sus descendientes con voz ronca y profunda, garantizándoles su protección y prodigándoles bendiciones. Danzan de buen grado al son de los tambores batá y ogbon. Se piensa que el contacto de las telas de los Egungún es fatal para los seres vivos y por eso los mariwó y los ojé, miembros iniciados de la sociedad, los acompañan siempre, empuñando largas varas (isan) para alejar a los imprudentes. En contraposición se considera benéfico al viento provocado por los paños cuando Egungún danza girando". (2)

La ceremonia de Egungún tiene la banda de sonido más impresionante. Percusión demoledora y voces que disparan hacia otros pliegues de la realidad. Pero antes de la llegada de los ancestros hay baile para los Orixás. Al terminar llega el servicio para Babá Egún: un chivo, gallinas, flores, agua, frutas, acarajé, dulces. Tras la limpieza y los llamados insistentes, aparecen las primeras formas. Son espíritus no evolucionados. Están cubiertos por telas con dibujos desagradables. Se los aleja con violencia. A poco comienzan a llegar los deseados ancestros. Comienzan su danza y el lugar, en el que habría unas 150 personas y en el cual éramos los únicos invitados, queda cerrado. sólo se podrá salir acompañados por los iniciados con las varas capaces de mantener a raya a los no evolucionados. "Allí no hay persona humana bailando". "Sólo el viento". Eran ideas que hubieran bastado para abastecer de pesadillas toda mi infancia, de haberlo oído entonces. Llegan espíritus de gente que ellos conocen. La abuela Rosa, el tío Netinho. Hablan con voces de ultratumba en Yoruba arcaico. El calor máximo, la compresión, y el entendimiento termina por trasladarse a otros centros de captación del organismo. De ello, de la chorrera de nociones, sólo puede hablar, en caso de que lo haga, mi obra plástica.
El momento adecuado para emerger fue claro. La cerveza, necesaria para entrar a la fiesta paralela de la gente afuera. Con el amanecer, tiempo para más minutos de aquellas camas minúsculas. Pero el calor imperativo y el cuarto mal ventilado espinaron el posible descanso. Salí e intenté secar el pecho sudado exponiéndolo al fresco azulado. Aún la tormenta de tambores llegaba desde el terreiro. Alguien me forzó a volver al interior. Decía que en la noche de Egungún el viento trae cosas peligrosas, que era estúpido exponerse a esas cosas de muertos.
A poco las crianças volvían a jugar y el sol trepaba tras el vértigo de los enormes árboles. Se oían salvas que cerraban la ceremonia hasta la noche. Tres noches tendrían los ancestros para visitar la aldea.

Éste es el sustrato de Igbalé. Su vertiente épica. Mi trabajo funciona acoplando un discurrir visual y conceptual a tal esfera de aconteceres. No obstante, creo que existe un riesgo enorme en la manipulación de estéticas y acontecimientos de esta índole por parte de artistas entrenados. Suelo aborrecer los resultados de semejantes cruces y apropiaciones. Sé que para indagar en esta veta hay que realizar una operación del espíritu y estar muy consciente. Implica comprometerse con campos intensos de lo real. En cierto modo, el gesto artístico debe contener un componente sacrificial. Hay una clave en el sacrificio, justamente cuando la contemporaneidad en cierto modo le ha asignado un rol de fósil producido por los sistemas de adoración antiguos. Pero, por ejemplo, cuando un gallo limpia un cuerpo y asume sus males con altivez, allí hay una acción sustitutoria que es afín a la que realiza el arte. Hay ahí secuencias de hechos que me llevan a percibirme hilado, una cuenta del collar atravesado por impulsos que me unen, se un lado, a algo que es superior y virtualmente incomprensible; y, del otro, a criaturas que con solicitud extrema estructuran un ciclo que me liga a eso que me excede. Es una lógica, cierta lógica, que podríamos pensar resulta de la percepción de continuidades y desplazamientos de los destinos. Y en la que acepto gozoso el hecho de ser comido puntualmente por divinidades que me mastican y reciben el sacrificio que ofrezco.
Y aún en el corazón de este mundo devorador la cadena de engranajes incluye la posibilidad del libre albedrío que otorga lo representacional. Un gallo representa a algo que no es el gallo., es moneda de pago a la divinidad. Y, dentro de la lógica dentro de la cual seré a la vez deglutido, pienso en crear obras que cumplan este rol de intermediarias entre lo que destruye y lo que forma. Obras gallo. Que alimentan a lo que se alimenta de mi.

El desarrollo de Igbalé requirió realizar varias operaciones. La primera fue ingresar la obra a un despojamiento de ángulos que podían interponerse a una flotación. El círculo en sus distintas variantes resultó adecuado. Esto significó cierto viraje en la obra que venía haciendo por entonces, que mayormente estaba dedicada a explorar tensiones entre rectas.
En cuanto a la materia, el caucho de cubiertas usadas de bicicletas y de autos que ya había estado utilizando desde un tiempo antes encontró en esta obra el sentido más completo que podían darme. El tránsito sutil que era tan vital expresar tenía así un correlato en sordina desde la significación más llana que la palabra puede alcanzar. El caucho sirvió para tener escarificación, contrapunto, ritmo.
Fue necesario que hubiera obras que se incorporasen desde el suelo, otras que flotasen, abarcar aproximaciones a una heráldica y a lo arbóreo. También a un vestuario intangible. Para las esculturas me gustó utilizar una base de hierro que me recuerda a las que se usaban para exhibir el arte "primitivo" en los tiempos que éste inspiró a los maestros del siglo pasado, casi como una broma dirigida a mí mismo.
El montaje en la galería de Loreto Arenas fue planeado junto a Gustavo Vásquez Ocampo, que fue sumamente receptivo para mis ideas. Sólo una franja roja de pared debía cortar una alternancia de negros y blancos. Al pie de un tondo trazamos un círculo de sal a modo de espejo. Sobre él imprimí la textura del círculo.
A la entrada de la sala un cuadro de bicicleta oxidado que recogí en una calle de Catamarca trazaba un paralelo con las firmas de los espíritus en los rituales afroamericanos. Antes había presidido el taller en el que la obra fue realizada. Aún hoy lo hace.



(1) "Face of the Gods", Robert Farris Thompson. The Museum for African Art /
Prestel, 1993.

(2) "Saída de iao", Pierre Verger. Axis Mundi Editora / Fundaçao Pierre Verger,
2002.
Guerrera
Son las primeras aproximaciones a Santa Bárbara. Estoy preparando dibujos y fotos que expondré en el CCEBA de Florida en septiembre. Mariano, Stef y Dany tomaron algunas imágenes, aquí algo del crudísimo. Ah, hacía un frío increíble.


Santa Bárbara es, en el sincretismo, el orixá Iansá aquí en Sudamérica. Diosa hembra. Pero en Cuba es Changó, el rey. Completa ambigüedad y potencia sin sombra a la vez.








Backstage. Estuvo bueno.
arteBA 08


"Extravíos"; ensamblaje de caucho sobre madera; 98 x 76 cm.; 2008. Además de las esculturas llevé un par de obras de pared que representaban una anarquización del plano recto; desde los márgenes, la desarticulación de las coordenadas constructivistas que aparecen en el centro de ellas.


"Predación", ensamblaje de caucho sobre madera; 99 x 129 cm.; 2008.


Una visión del stand. Me regodeé presentando estos monstruos densos, bastante a trasmano de una feria cada vez más light.









Foto que le divertía sacar a Julio Sánchez. Con Carla Rey. Este año me tocó compartir el stand con gente querida, como Dany (las obras con acetatos de colores son de él) y Guillermo Srodek Hart. Y con algunos tipos importantes en el arte argentino como Juan Carlos Romero y Horacio Zabala. Muy bueno.

domingo, 27 de abril de 2008

El revés de la nocheEscultura de 98 x 41 x 80 cm., ensamblaje de caucho sobre madera.
Fotos en el taller de Cornejo 20/4/08


Fotos que sacó Mariano hace unos días: soy yo en su Silla Tauro.
Presentaciones de Dueños en Buenos Aires

Fue buenísimo tener a tanta gente valiosa cerca. Los invitados, un lujo. De visita por Buenos Aires Ángela López Ruiz, Guillermo Zabaleta, el Pai Milton, Armando Vallado, Reginaldo Prandi, Bruno Barba.
El libro ya está ditribuído, y salieron unas cuantas cosas en la prensa. Quizá la más divertida una polémica que se armó en Clarín digital, con gente a favor y en contra de Dueños.
Es interesante ver cómo lo miran los religiosos, los artistas, los curiosos. Siempre hay algo que explicar, es un libro que se desborda por los márgenes.
Durante la Feria del Libro, Dueños está a la venta en el stand de Brasil.
Y ya comenzamos a trabajar en las exhibiciones que se harán en la segunda mitad del año.
Armando Vallado, Milton Acosta, Reginaldo Prandi en la presentación.


Obi àbàtà fún Èsù, obi àbàtà fún wa!
Apertura de la presentación en el Funceb por Armando Vallado, Bàbá Akìntundé.



Oduduwa en la presentación de Dueños.


Maxi Jacoby, Ángela López Ruiz, Julieta Eskenazi, Ale Frigerio and me. Rojas 8/4.


Performance de Guillermo Zabaleta en la presentación del Rojas.

miércoles, 9 de abril de 2008

Arte Brujo y el Centro Cultural Rojas - UBA invitan a la presentación del libro
Dueños de la encrucijada, de Colección Arte Brujo.


Martes 8 de abril . Centro Cultural Rojas
Presentación a cargo de Máximo Jacoby (curador y coordinador de Artes Visuales del C.C.Rojas), Juan Batalla (co-director de Arte Brujo y curador de "Dueños de la encrucijada"), Alejandro Frigerio (antropólogo especializado en el universo afrocultural), Ángela López Ruiz (artista visual uruguaya con foco en la ritualidad africanista) y Julieta Eskenazi (co-directora del grupo de danza Oduduwa).
Realización de la performance Elegbé por Guillermo Zabaleta (artista visual uruguayo).
Set de danza a cargo del grupo Oduduwa.
Proyección de los videos Laroie de Ángela López Ruiz (artista visual uruguaya) y Encrucijada de Anabel Vanoni (arista visual argentina).

Jueves 17 de abril . Fundación Centro de Estudios Brasileiros
Presentación a cargo de Reginaldo Prandi (sociólogo y autor brasileño), Alejandro Frigerio y el Babalorisa Òséfunmi ti Sàngo Bàáyin ( Milton Acosta, sacerdote y autor uruguayo).
Canto de apertura por el Babalorisa Armando Akintunde de Ogum (Armando Vallado, sociólogo y sacerdote brasileño).
Proyeccción del mediometraje "Dança das cabaças" (Kiko Dinucci, Brasil, 2006, 50´).



DUEÑOS DE LA ENCRUCIJADA
Estéticas de Exú y Pomba Gira en el Río de La Plata
Colección Arte Brujo
Dirección: Juan Batalla - Dany Barreto


El tema de "Dueños de la encrucijada" es el de un análisis artístico, antropológico y poético acerca de un aspecto del fenómeno religioso africanista en el Río de la Plata, el culto a Exú y Pomba Gira. "Dueños de la encrucijada" contiene diversas aproximaciones visuales y literarias que indagan en la riqueza de una realidad cultural incomprendida y provocadora.Y que, en medio del desconocimiento, florece a la vuelta de la casa de cada uno; en los suburbios y en el centro de las ciudades.

Altares del terreiro del Babá Walter de Oxalá. Ciudadela, Bs.As. (Foto: Srodek Hart)



Exú y Pomba Gira
_______________

Son Entidades espirituales que integran el complejo panteón religioso africanista.
En "Dueños de la encrucijada" trazamos un deliberado recorte para observar la riqueza y personalidad que emana de su culto.
El de Exú es un registro transgresor, que da inicio y dinamiza todo ciclo; es la masculinidad misma. En tanto que Pomba Gira es Exú en su polaridad femenina.
Exú, uno de los Orixás o dioses llegado a América con los esclavos negros, fue alterando su identidad hasta que, merced a cierta hipertrofia o crecimiento desmedido de una parte del organismo ritual, terminó por generar un culto aparte llamado Kimbanda. Esta es la celebración espiritista de Exú y Pomba Gira, un rito que se expande día a día y constituye un fenómeno distintivo que abarca particularmente al sur de Brasil, Argentina y Uruguay. Fenómeno en movimiento, la Kimbanda es un work in progress, la fundación de una teología contemporánea.
Y si los demás dioses encontraron su identificación en figuras católicas como santos, vírgenes y hasta Jesús, dentro de un fenómeno conocido como sincretismo el papel que les tocó a Exú y a Pomba Gira no fue otro que el de diablos. Un detalle más que forma parte del mito y agrega a las estéticas de una cosmovisión en la que el bien y el mal son caras de la misma moneda.





El Centro Cultural Rojas - UBA y Arte Brujo
_________________________________

El Centro Cultural Ricardo Rojas dependiente de la UBA, cuya coordinación general llevan adelante José Miguel Onaindia y Cecilia C. Vázquez, mientras que la de artes visuales está a cargo de Máximo Jacoby se asocia para co-producir "Dueños de la encrucijada" junto a Arte Brujo, cuya idea y dirección pertenecen a Dany Barreto y Juan Batalla.


Vidriera de la Santería Llama Sagrada. Montevideo (Foto: Srodek Hart)




Dueños de la encrucijada, el libro
__________________________

"Dueños de la encrucijada" es una edición de 148 páginas a cargo de Editorial Arte Brujo. Se trata de un desarrollo conceptual acerca de las estéticas del culto a Exú y Pomba Gira en el Río de la Plata. Contiene ensayos de: Alejandro Frigerio, Milton Acosta, Juan Batalla, Reginaldo Prandi, Amalia Sato, Susana Andrade , fotografías de Guillermo Srodek Hart e imágenes de obras de artistas contemporáneos de Uruguay y Argentina (Anabel Vanoni, Ángela López Ruiz, Guillermo Zabaleta, León Ferrari, Diego Perrotta, Nora Correas, Melina Scumburdis, Marcelo Bordese, Nico Sara, Gustavo Tabares, Margaret Whyte).

Detalle de instalación de llaves; Centro Cultural Recoleta, Cdad. de Bs.As., 2006. Melina Scumburdis

Los autores: Alejandro Frigerio [argentino, es doctor en Antropología por la Universidad de California en Los Ángeles e investigador del CONICET. Hace veinticinco años que investiga temas relacionados con la cultura negra y las religiones afroamericanas. Ha publicado numerosos trabajos en revistas académicas de diversos países. Algunos de ellos han sido compilados en su libro Cultura negra en el Cono Sur (Bs. As., 2000). Participó en Salvavidas (Colección Arte Brujo, 2003)]; Milton Acosta [uruguayo, es sacerdote africanista y autor de libros de contenido teológico como "Contribución al estudio de Eshú", "Batuque" e "Ipàdé". Su templo, que cultiva arraigadas tradiciones rituales, es material de estudio para investigadores sociales que lo ven como una fiel reserva cultural de las religiones de origen africano]; Juan Batalla [argentino, artista visual y co-director de la Colección Arte Brujo. Curador de la exhibición "Dueños de la encrucijada"]; Amalia Sato [argentina, profesora en letras y editora de "Tokonoma, traducción y literatura". Investigadora en la sección de Asia y África en la FF yL, UBA. Dirige la colección "Narrativa / Tokonoma" en la editorial El cuenco de Plata]; Susana Andrade [uruguaya, es sacerdotisa africanista. Es una reconocida militante social por los derechos de las minorías con destacada actuación política. Creadora y directora de Atabaque, periódico afroumbandista con una trayectoria de diez años.]; Reginaldo Prandi [brasileño, especializado en Sociología de la religión y estudios afrobrasileros. Autor con una cantidad de libros publicados, entre ellos "Mitologia dos orixás" (2000), "Cittá in transe" (1993), "Herdeiras do axé" (1996), "Os candomblés de São Paulo" (1991).]

Cuarto de Pomba Gira de Pai Alberto Tata (Foto: Srodek Hart)



Las imágenes: Guillermo Srodek Hart (argentino, 1977, residente en Boston), realizó una serie de tomas de altares, estantes de santerías y ceremonias africanistas en Montevideo y Buenos Aires. La serie se conecta con su mirada acerca de altares ruteros y acumulaciones arquitectónicas desarrollada anteriormente. Dany Barreto y Alejandro Frigerio completan el panorama fotográfico de la edición.


S/T; obra textil de la serie "Pliegues". Margaret Whyte

Los artistas contemporáneos: son artistas visuales de Uruguay y Argentina, avanzando en el proyecto de descubrir identidades regionales alrededor de hechos culturales poco reconocidos. Por Uruguay, son Ángela López Ruiz, Guillermo Zabaleta, Gustavo Tabares y Margaret Whyte; por Argentina Anabel Vanoni, Diego Perrotta, León Ferrari, Melina Scumburdis, Marcelo Bordese, Nora Correas, Nico Sara.

- "Elegbé", 2007; registro de performance. Guillermo Zabaleta


Colección Arte Brujo
Dirección: Juan Batalla - Dany Barreto
Presentación: 8 de abril en el Centro Cultural Ricardo Rojas.